Los mejores chalecos antibalas 2020

Los chalecos antibalas han pasado de ser prendas protectoras utilizadas casi exclusivamente por profesionales (policías, guardas de seguridad, soldados…) o de ser algo propio de películas de acción  a estar al alcance de cualquier persona que quiera utilizarlos tanto por motivos de seguridad como meramente estéticos. 

Son prendas de protección diseñadas para absorber el impacto de las balas disparadas al torso

Chaleco Antibalas Delta

¿Qué son los chalecos antibalas y para qué sirven?

Los chalecos antibalas  son prendas de protección diseñadas para absorber el impacto de las balas disparadas al torso . El chaleco antibalas también protege de las esquirlas, metralla y residuos sólidos que puedan provocarse en una explosión. Los chalecos pueden estar hechos de capas de fibras laminadas o de tejido sintético. Actualmente, la flexibilidad y ligereza que llegan a alcanzar los chalecos antibalas son muy elevadas sin repercutir en la capacidad de protección que ofrecen.

Chaleco antibalas y anticorte

En ocasiones los chalecos antibalas también llevan agregados placas metálicas o cerámicas para ofrecer protección ante proyectiles disparados por un fusil e incluso granadas de mano.

Siempre es importante remarcar que el uso de un chaleco antibalas si bien protege ante proyectiles e incluso armas blancas como cuchillos, estos no son totalmente impenetrables y no te otorgan inmunidad ilimitada. Por un lado existen calibres de armas de fuego tan grandes que son capaces de atravesar cualquier tipo de chaleco antibalas y por otro, hay que tener en cuenta el impacto que un proyectil puede causar en una persona y que puede ir más allá de un fuerte golpe o trauma.

La función del chaleco antibalas es la de proteger a quien lo lleva ante un impacto de bala y por eso son utilizados principalmente por miembros de la policía, cuerpos de seguridad privada y civil, soldados o aquellos que se dediquen a cualquier actividad profesional relacionada con el uso de armas de fuego. En el caso de los chalecos antibalas que usan los soldados se tratan de chalecos con componentes reforzados ya que la munición militar es mucho más potente.

Escudo antibalas

Los chalecos antibalas están fabricados con capas de fibra muy resistente que no sólo absorben el impacto del proyectil, también capturan y deforman la bala. Durante el impacto, los materiales que forman  el chaleco dispersan la energía contenida en la bala para que no llegue a penetrar en el cuerpo. En muchos casos la bala consigue superar algunas de las fibras que conforman el chaleco pero mientras esto ocurre, la bala se va deformando y enfrentándose a una superficie cada vez mayor que absorbe la energía con más facilidad. Además de fibras muy resistentes, los chalecos antibalas pueden estar reforzados por materiales tales como el acero, el titanio, la cerámica o el polietileno Entre las fibras que se utilizan para hacer chalecos antibalas destaca el Kevlar, una poliamida de excepcional resistencia y tremendamente ligera de la que hablaremos más adelante.

Tipos de chalecos antibalas

Si atendemos a la clasificación de los chalecos antibalas realizada por el Instituto Nacional de Justicia encontramos los siguientes niveles o tipos de chaleco antibalas:

  • Tipos IIA y II.
  • Tipos IIIA y III.
  • Tipo IV.

Dependiendo del nivel del chaleco este podrá detener diferentes calibres y distintos tipos de munición. Es necesario tener en cuenta que cuanto mayor es la solidez y resistencia de un chaleco, también será más pesado.

Tipos IIA y II

Estos chalecos pueden detener balas de armas de mano. En el caso del IIA soportará municiones de 9mm y de calibre 40. Por su parte los chalecos tipo II pueden detener balas de 9mm y calibre 357. Este tipo de chaleco antibalas suelen ser suaves, pueden ocultarse fácilmente debajo de la indumentaria y permiten gran libertad de movimientos. Estos chalecos suelen estar fabricados casi completamente por kevlar o Spectra (material que consiste en una serie de polímeros en capas pegados por una resina especial).

Tipos IIIA y III

Los chalecos antibalas tipo IIIA pueden soportar armas de fuego de alta potencia como las balas de Magnum 44, de 357 SIG o incluso de una UZI de 9mm. Este tipo de chaleco no tiene ninguna placa adicional lo que permite gran libertad de movimientos. En cambio los chalecos tipo III sí que tienen placas adicionales de protección y se considerarían ya chalecos semi-rígidos. Un chaleco tipo III soportan balas de rifles, municiones de M80 y de AK-47.

Tipo IV

Este tipo de chaleco antibalas es mucho más pesado y rígido. Son chalecos que incorporan placas de protección que pueden llegar a soportar una munición de M2AP. Este tipo de chalecos está prácticamente reservado para militares.

Mejores chalecos antibalas

Chaleco antibalas, para encima o debajo de la ropa, nivel antibalas 2 y nivel antipuñaladas 1 (SafeGuard Clothing)

Chaleco antibalas

  •  Chaleco de Kevlar a prueba de balas
  • Se puede llevar por debajo o por encima de la ropa
  • Nivel antibalas 2 y nivel antipuñaladas 1
  • Protección contra pistolas de 9 mm y cuchillos
  • Consultar mejor precio

Chaleco antibalas nivel III A (SafeGuard Clothing)

  • Chaleco antibalas de kevlar
  • Se puede llevar debajo o sobre la ropa.
  •  NIJ Nivel balístico IIIA
  • Consultar mejor precio

Chaleco a prueba de balas, nivel antibalas 2 con nivel antipuñaladas 1 (Coolmax – SafeGuard Clothing)

Chaleco antibalas

  • Chaleco de kevlar
  • Se puede llevar debajo de la ropa.
  • Antibalas nivel II, antipuñaladas nivel 1
  • Protección contra pistolas de 9mm y cuchillos
  • Consultar mejor precio

Chaleco antibalas nivel IIIA (Marom Dolphin)

  • Fabricado por Marom Dolphin Ltd
  • Incluye bolsa de transporte y placas antitraumatismo
  • Muy ligero
  • Coraza hecha de suave material de la máxima calidad.
  • Consultar mejor precio

Chaleco antibalas Sector TW 19

Chaleco antibalas

  • Protección a través de placas de plástico y aluminio
  • Acabado de alta calidad
  • Fácil de limpiar
  • Certificado protección contra pinchazos
  • Consultar mejor precio

Particularidades de los chalecos antibalas

  • Cuando no uses tu chaleco antibalas procura guardarlo correctamente colgado y en una posición correcta. Ten en cuenta que las fibras entrelazadas que conforman el chaleco antibalas perderán efectividad si adoptan una forma irregular. Procura no dejar un chaleco arrugado para que no adopte una forma antinatural ya que no es una prenda que puedas planchar.
  • No mojes tu chaleco antibalas. Los tejidos sintéticos perderán efectividad y densidad si entran en contacto con algunos líquidos. Estos materiales serán más penetrables porque el agua actúa como lubricante. Un chaleco no será seguro si no tiene sus paneles balísticos termo sellados con humedad relativa igual a cero una vez que se cierren. Hay materiales (Spectra o Dyneema) que son repelentes al agua, pero en el caso del Kevlar, por ejemplo, su capacidad de absorber la humedad es uno de sus puntos débiles.
  • Los chalecos antibalas deben ser específicos para hombres o mujeres. No confíes en chalecos antibalas que se vendan como unisex.
  • Un chaleco antibalas puede salvarte en un accidente de tráfico. Un chalecos antibalas mitiga el impacto contra el volante y eso puede ser vital en un accidente de tráfico.
  • La funda del chaleco no es una prenda de protección, siempre necesitará de los paneles balísticos interiores. No lo uses sin dichos paneles. Si tu chaleco antibalas tiene paneles anti-trauma no los retires tampoco.
  • Si retiras los paneles balísticos del interior del chaleco antibalas, procura introducirlos de la misma forma en la que estaban. Si cambias la posición específica de estos paneles puedes estar comprometiendo la utilidad del chaleco, sería como escalar sin cuerda.
  • Si tu chaleco antibalas recibe un disparo, ya ha cumplido su función y necesitarás un chaleco nuevo. El panel balístico una vez que ha detenido una bala necesitará ser sustituido.
  • El chaleco antibalas es una prenda de protección pero no te convierte en inmune a las balas. No hagas nada usando el chaleco que no harías si no lo llevases puesto. Piensa en tu seguridad y recuerda llevarlo como si fuera un tatuaje, siempre puesto.

¿De qué están hechos los chalecos antibalas? ¿Qué es el kevlar?

Los chalecos antibalas se fabrican con varias capas de fibras o tejido sintético. Estas capas de fibras laminadas y el tejido sintético son los responsables de proteger a las personas de impactos de bala o incluso de la metralla provocada por una granada de mano. Además de estas fibras y tejidos los chalecos antibalas pueden llevar placas metálicas o una gran cantidad de capas de tejido muy densos. Cuando los chalecos están especialmente reforzados son capaces de proteger hasta proyectiles disparados por un fusil. Recordamos que los chalecos antibalas protegen hasta cierto punto y que existen calibres que los chalecos no serán capaces de absorber.
Si nos fijamos en las fibras sintéticas que se utilizan para fabricar chalecos antibalas destacan por ejemplo el Spectra, Kevlar, Twaron y Dyneema. Aunque no son las únicas sí que están entre las más populares y las que disfrutan de una mayor difusión, en especial, el Kevlar.

Spectra

Se trata de una fibra de polietileno de cadena larga que por sus propiedades se emplea en usos militares, navales, deportivos y espaciales. Spectra es una de las fibras más fuertes y ligeras. Su resistencia en términos relativos es 15 veces mayor que la del acero. Spectra es una marca registrada de la empresa estadounidense Honeywell International.

Spectra es de Gel Spun entrelazado, formando hileras encadenadas de fibras sintéticas. Se trata de una fibra de polietileno extremadamente fuerte que ofrece máxima resistencia y un peso mínimo.

Kevlar

El kevlar se trata de una poliamida sintetizada por primera vez en 1965 por Stephanie Kwolek, una química polaco-estadounidense que trabajaba para DuPont. Esta marca empezó a comercializar este material en 1972. El Kevlar es muy resistente, ligero, con una importantísima capacidad para absorber energía y posee una rigidez excepcional. Estas características hacen que sean empleadas neumáticos, velas náuticas y en los chalecos antibalas.

Esencialmente hay dos tipos de fibras de Kevlar: Kevlar 29 y Kevlar 40. El Kevlar 29 es la fibra tal y como se obtiene de su fabricación y es la que se aplica para fabricar chalecos antibalas, ropa de protección o cables. En cuanto al Kevlar 49 es un material compuesto que combina las fibras con una resina especial. Este tipo de Kevlar se utiliza para fabricar equipamiento para la industria aeronáutica, aviones y satélites de comunicaciones.

Twaron

Otra fibra sintética resistente y muy fuerte que también fue desarrollada en los años 70, en este caso por la empresa AKZO, más tarde, Akzo Industrial Fibers. Aunque se desarrollase poco después que el Kevlar, se comercializó mucho más tarde que el Kevlar. Se utiliza mucho para la elaboración de prendas anti-corte.

Dyneema

Es una marca registrada de Royal DSM y fue inventado por DSM en 1979 en Holanda. Es un producto idéntico en estructura química que el Spectra pero difieren en algunos detalles de producción. Es repelente al agua.